tana•ka

MAGAZINE

 

AUTOESTIMA

ayudemos
a las niñas
a desarrollar su
autoconfianza.

Muchas veces queremos ayudar a nuestras hijas y perdemos de vista que ellas copian a sus referentes.

POR MARÍA LARDANI

17 DE JULIO DE 2021

Resulta muy difícil a veces mantener la coherencia entre lo que les explicamos a nuestras hijas y lo que hacemos. Si realmente queremos transmitirle herramientas para ayudarlas a desarrollar su autoconfianza, nos tocará hacer un repaso introspectivo para revisar qué hacemos nosotras mismas.

¿Cuándo fue la última vez que te has dedicado tiempo a ti misma?

Querernos y cuidarnos es parte de construir una autoconfianza sólida. Si nosotras mismas nos respetamos será más fácil poner límites o permisos a los de afuera. Parece muy sencillo y obvio pero muchas veces al preguntarnos qué fue lo último que has hecho por ti misma a veces cuesta encontrarlo. Poner un objetivo, aunque sea semanal, y comunicarlo a la familia, será una acción que dejará una huella positiva en nuestras hijas. Es importante hacer cosas para desarrollar nuestra propia autoconfianza, pero lo es también que las niñas lo sepan.

 

Dirijamos nuestros elogios lejos de la apariencia.

Evitar basar nuestros eligios lejos de la apariencia es un desafío para la mente, porque lo primero que muchas veces nos sale decir es: Eres preciosa. Pero es muy importante que a este elogio lo acompañemos de otro relacionado a cómo es ella, o lo que ella hace. Esto ayudará a las pequeñas a poner el foco de atención en cultivar otros aspectos de su persona.

 

 

Ayúdale a desarrollar habilidades que no dependan de su apariencia.

 

Al involucrar a las niñas en actividades que desarrollen su sentido de la seguridad estaremos dándole herramientas para que se concentren en lo que hacen y dicen, y estaremos evitando que se concentren en cómo se ven o en lo que tienen. Acercarlas a la música, el deporte, el teatro o el baile les dará la posibilidad de expresarse a través de las palabras, la creatividad o alguna actividad, en lugar de hacerlo a través de su apariencia.

 

 

kids makeup

LEER ARTÍCULO

POR MARÍA LARDANI

Elógiala por sus esfuerzos, no por sus resultados.

Aprender a tolerar el fracaso fomenta la adaptación. Es por esto que es importante centrarnos en su valentía al animarse, o en el hecho de haber terminado una tarea, y no tanto en el resultado. Después de todo algo que salió “mal” nos deja una enseñanza, con lo cual no será tiempo perdido, pero es muy importante que este concepto sea conocido y aplicado por nuestras hijas. Ten en cuenta que el miedo a no obtener resultados aparentemente positivos puede generar que eviten desarrollar nuevas habilidades por el miedo al error. Por eso valorar muchísimo sus esfuerzos se convertirá en un resultado positivo en el futuro.

 

Iniciar un diario nocturno junto con ella.

Una actividad que personalmente me ha ayudado mucho es tener en mi mesa de noche un cuaderno en el que cada noche escribo 3 cosas que haya hecho bien. No les voy a mentir, al inicio me costaba completar la primera, pero con el pasar del tiempo empezamos a detectar y valorar las cosas que hacemos bien, y que son muchísimas. Esto hace que nos vayamos a dormir con un poco de alegría en el corazón, queriéndonos un poco más. Se los recomiendo, y si lo inician con sus peques será muy reconfortante saber que ellas están formando su “músculo de la autoconfianza” desde temprana edad.

No criemos a nuestras hijas para complacer a los demás.

A veces los padres vamos a unas velocidades que es difícil oir lo que nuestros hijos nos piden o necesitan. Pero organizando con cuidado ciertas situaciones del día podemos generar momentos en los que nuestras hijas se sentirán escuchadas. Seguramente encontrarás oportunidades para ir sumando a la rutina que la ayudarán fortalecer este “músculo” que le hará tener más confianza en sí misma.



Aquí les compartimos algunos tips para ejercitar la autoconfianza.

Elegir la ropa para ir al cole puede ser una de ellas. La solución a la que llegamos en casa es que si no se eligen la ropa el día anterior se ponen lo que mamá o papá les dan. Otro momento es a la hora de la comida, en el que damos dos opciones, y así validamos su deseo de qué está necesitando su cuerpo ese día, ya que como a los adultos, los niños a veces quieren comidas más secas y otros comidas más húmedas. También les respetamos cuando no quieren saludar o interactuar con alguien que no conocen. Incluso a veces los adultos tocan su pelo, o agarran sus cachetes y nosotros intervenimos para que ellos sepan que deben respetarlos.


Ante cualquier duda puntual, o para contar con herramientas que se ajusten a tu caso siempre es recomendable consultar la opinión de un profesional de tu confianza.

Lo más visto

regalos niña

REGALOS

POR MARÍA LARDANI

tanaka recomienda

Súmame a la lista de espera. Te informaremos cuando el producto esté nuevamente en stock al correo electrónico que nos compartas.